Técnicas y consejos para reducir el estrés en el trabajo

No importa si tenés 18, 25 o 45 años, muchas veces sentís que las responsabilidades y las tareas a las que te enfrentás a diario te sobrepasan y te empezás a sentir frustrado, ansioso y demasiado preocupado.

Si leíste esas tres primeras líneas y dijiste “ese soy yo, todo el tiempo”, entonces estás en el lugar correcto, ya que hoy queremos darte algunas técnicas y consejos para reducir tu estrés en el trabajo y en general.

Aprender a reconocerlo

Antes de darte los consejos, el primer paso para manejar el estrés, es aprender a identificar esas situaciones que nos estresan, nos sobrepasan, conocer cómo nos afectan y tomar medidas específicas que ayuden a reducirlo.

Una manera recomendable de hacer esto es tomar unos minutos para realizarte un test de autoevaluación de lo que sucede y cómo te sentís en general, si necesitás ayuda para esto, podés visitar esta página.

Qué no y qué sí debés hacer

Una vez lograste identificar tu nivel de estrés, es importante que sepás que hay cosas que no debés hacer para no empeorar tu situación y cómo podés evitarlas. Abajo las detallamos:

1. No diferenciar entre ocio y trabajo

En muchas ocasiones nos pasamos el día pensando en cosas que no son urgentes ni importantes y no podemos diferenciar el ocio del trabajo.

Por ejemplo, si empezás a trabajar en algún proyecto, pero al mismo tiempo estás pensando en las vacaciones, en las películas de estreno, en la canción del momento, entre muchas otras cosas, vas a perder el tiempo, la energía y la concentración que podrías utilizar para hacer bien tu trabajo. Es decir, solo estás posponiendo tu estrés.

Una solución a este problema podría ser permanecer enfocado en tus tareas sin distraerte. Para ello podés crear una lista de pendientes que te mantenga enfocado en las cosas que necesitás terminar durante el día, esta herramienta en línea puede ayudarte a lograrlo.

2. Abarcar demasiado

Esta es la madre del estrés, querer hacerlo todo es un error común de muchos. Saber nuestros límites y que sepamos hasta donde podemos llegar es imprescindible para mantener el estrés al mínimo.

Una clave para no caer en este error es ser siempre sinceros y realistas. No comprometerse a hacer algo que luego se te escapará de las manos es una buena idea si querés reducir el estrés.

3. Querer estar en todo

Aunque puede sonar como la anterior, en realidad aquí nos referimos al uso excesivo de las tecnologías. En la actualidad vivimos rodeados de dispositivos y pantallas. El problema, sin embargo, es que siempre queramos estar en todo. Revisar tu celular, luego el internet, luego la televisión, el correo y así con todo.

Desligarse de esta increíble cantidad de información y enfocarnos en una cosa a la vez podría ser la solución a este problema. Si no sos una “persona multitareas” es mejor alejarse de todo aquello que pueda dispersar nuestros esfuerzos en el trabajo.

4. Dormir poco o mucho

Cuando las preocupaciones son demasiadas, tendemos a pensar demasiado en las cosas, esto afecta la calidad de nuestro sueño. No dormir lo suficiente nos quita energías y perjudica nuestro desempeño durante el día, dormir mucho altera nuestro reloj biológico y también resulta en cansancio durante horas en las que deberíamos estar activos, por ejemplo durante el trabajo.

Dormir las horas necesarias y descansar lo suficiente es importante para mantenerte despierto durante las horas laborales. Evita tomar bebidas gaseosas o café en horas de la noche y como regla trata de dormir temprano y a la misma hora para regular tu sueño.

5. Comer en exceso

Comer genera placer, por eso a veces lo hacemos para disminuir nuestro estrés, sin embargo es importante entender que esto es solo una manifestación de nuestra ansiedad. Si lo hacemos sin control podemos sufrir un desorden alimenticio, resultando en una mala alimentación.

A veces, los antojos después de una jornada laboral estresante pueden aumentarse, lo importante aquí es mantenerte firme, comer las porciones indicadas y en general llevar una dieta balanceada.

Por último, no te olvidés de que todos nos sentimos estresados en algún momento u otro. Es una reacción normal y saludable a un cambio o desafío. Sin embargo, el estrés prolongado puede afectar muy negativamente a nuestra salud. Te sugerimos, practicar estos consejos y técnicas para mantenerte siempre en óptimas condiciones.

Leave a Response